OPINIÓN

Cabalgando contradicciones

En estos días grises que nos ha traído esta Semana Santa, mientras acudía a ver las imágenes en los templos y orar ante el señor, no podía evitar acordarme de aquel mugriento personaje venido a político y que ensucia hoy el noble oficio de tabernero.

Sí, me refiero a aquel que están pensando, ese que dijo que: “hacer política es cabalgar contradicciones”.

Pero déjenme explicarles esta peculiar asociación de ideas, retrocedamos solo un mes en el tiempo y hablemos de política local y contradicciones.

En el pleno de febrero de este mismo año, AXSI presentaba una moción que pedía el rechazo a que la fundación Villacisneros hablara de la banda terrorista ETA en la aulas.

Obviamente, esta moción daría para varios artículos de opinión pero hoy, solo nos centraremos en un aspecto de la misma. Su vertiente claramente anticatólica.

En dicha moción, presentada y defendida por el portavoz y actual líder de AXSI, Christopher Rivas, se vertían afirmaciones tales como: “…una fundación de carácter conservador y ultracatólico…” u otra como: “…fundación que solo defiende un modelo de familia tradicional, se manifiesta contra el aborto, la eutanasia y la igualdad de género…”

Al leer estas aseveraciones, no podía dejar de preguntarme: ¿qué es ser ultracatólico?. ¿Qué va uno los domingos a misa? ¿Tres días en semana? ¿Todos los días? ¿Qué cosa es ser ultracatólico? Se es católico o no se es, en fin, que no lo entiendo. Por otro lado, claro que una fundación de inspiración cristiana defiende a la familia o está en contra de la eutanasia o el aborto, ¿Ha descubierto el Sr. Rivas la pólvora?

La cuestión central de todo esto es habérmelo encontrado en estos días, peregrinando de templo en templo para la ofrenda floral del consistorio alcalareño.

Ay, Sr. Rivas, curiosa cosa es la política que a algunos los hace cambiar de opinión según el momento (que no mentir, que ya lo dice la PSOE).

Pero no, no ha cambiado de opinión el Sr. Rivas, de ello estoy seguro. Solo, hace gala de su inconsistencia ideológica, de la poca firmeza con la que está dispuesto a defender sus convicciones.

Porque el fotomatón de facebook, el “me gusta”, la exposición pública, el yo, yo y solo yo, tienen más fuerza en algunos que sus propias creencias, su propia doctrina o sus ideas.

¿No le gusta la iglesia? Perfecto, no aparezca por ella, sea respetuoso y no la utilice como un escaparate mas donde vender su mercancía escacharrada.

Supongo que es mucho pedir que sea consecuente entre lo que dice y lo que hace…

Esto me recuerda al personaje del que hablábamos al principio del artículo, mucho “cabalgar contradicciones” pero parece que acabó cayéndose del caballo.

Quizás los nacionalistas andaluces locales deberían tomar buena nota de esto último por que la mayor de sus contradicciones, seguramente sea gobernar con aquellos a los que tan duramente criticaron en la legislatura anterior. Aquellos mismos que como la hembra de la mantis religiosa, los acabará fagocitando después de la cópula.

Mientras que llega ese momento, Sr. Rivas, siga entregando flores con la mejor de sus sonrisas y su más radiante incoherencia.

Fdo. Don Félix de Montemar.