No sé cómo andarán ustedes por ahí, yo por aquí bien a Dios gracias.
Una vez más vamos a ver las ganas de trabajar de este engendro nacido de las elecciones.
Vayan quitando los carteles de Alcalá Futura que el futuro de Alcalá siempre fue tal cual ven y si siguen votando lo mismo, así será por siempre.
De las cien medidas aquellas, no se si se acuerdan, no han recortado ni el gasto, de los arbolitos que iban a plantar, ni un geranio, de la Alcalá en 15 minutos a una terrible sucesión de calles cortadas y autobuses que no llegan.
Toda vez que los políticos son elegidos, pareciera que tuvieran que tardar cuatro años en organizarse, en el caso de Alcalá nos Importa ha sido todo lo contrario, han tardado cuatro años en prepararse y un mes en desaparecer, dicen las malas lenguas, que Andalucía por Sí y la humanidad, no hace ya, ninguna falta, ni ella ni él ni la Humanidad, y que el pacto no es necesario, Lola, no te compres más vestidos estampados.
Y me da pena por Cristopher, qué nombre más andaluz por cierto, que el muchacho parece que le ha pillado el rollo a esto de salir en la foto y no se pierde una.
Recuerdo unas chicas de otro pacto que se peleaban por ver quién era la más bonita, la política de este pueblo, que quieren que les diga, a estas horas no nos vamos a sorprender.
Desde luego si “Hay otra forma”, de hacer las cosas, todavía está por ver, en el caso de los andalucistas, ya las veo, ya…, lo mismo terminan inaugurando rotondas como aquel señor de Jerez, cuya carrera política terminó en el El Puerto II, truncada por un quítame allá esas cuentas.
El caso es que salvo el cubilete frente al Gutiérrez de Alba, que es la entrada de la Cueva de Alí Babá donde se gastan todos los tesoros, el Romano corriendo de arriba abajo, más bien abajo, y la interpretación de la Sirenita, que es más bien el monumento a la tolerancia, porque hay que ver, todo lo que se tolera en este pueblo, no hay nada nuevo.
Ni siquiera la basura, y no digamos ya, la seguridad, lo mismo, todo lo mismo.
Se me ocurrió pedir uno de esos pisos que anunciaron hace un par de años, para volver a Alcalá, ya saben, pero salvo la primera piedra sólo hay un solar, bien grande, pero solar.
La Empresa Pública de Vivienda, si alguien sabe donde está, me avisan.
De la limpieza de solares a cargo de los dueños no se sabe mucho, pero de las ratas y bichos en el solar donde iban a ir las 700 viviendas, tampoco, algunas ratas llevan matrícula e incluso han pedido papeles para empadronarse.
Y ya me dijo un amigo, si haces vivienda, tendrás que dar servicios, colegios, no hay, limpieza tampoco, seguridad, siguen faltando policías.
Ningún grupo ha dicho nada de esto, hay un proyecto, hay unos gastos, hay un dineral invertido, pero no hay ni un sólo ladrillo.
De la estación intermodal de Montecarmelo, y del tranvía, tengan cuidado al cruzar no sea que les pase como a Gaudí, que por andar despistado lo atropellaron
Total que,  Doña Isabel la Caótica, señora de la Plaza del Duque, Marquesa de la Rivera, Infanta de San Miguel, prurito en el culo del señor Mora, dice que, además de quedarse un ratito más, está encantada de conocerse, es ahora cuando de verdad, de verdad de la buena, se va a rascar los bajos con las dos manos, a costa del erario público.
Apoltronada en loor de magnificencia, ya no se hace ni fotos, “pa que”, que vayan otros a hacer el ridículo.
Y la parte de la oposición no sale bien parada de esta visualización, si los miras no los ves, seguro que me equivoco, pero Esaú Pérez, ya anda preparando el pregón de yo no se qué, la zambombá de yo no se cuantos, la novena de Santa Rita, patrona de los imposibles, cosas estas bien importantes que convierten la política en una sucesión de Eucaristías infumables, hubiera sido mejor hacerte cartujo.
Me permito recordarle, señor Esaú, que los santos de las iglesias no votan, y salvo que el cura sea accionista principal de Aira, los feligreses van a votar a quien les da un alivio para las Navidades.
Un suculento nicho de votos, el error más grande que ha cometido el PSOE de Alcalá, deshacerse de la persona que más gente aporta a los culitos limpios del equipo de Gobierno, Don Enrique.
En definitiva señor Esaú, aclare a propios y a extraños qué quiere ser de mayor
Todos recordamos a Don Enrique en los saraos, pocos lo recuerdan en la Policía local, donde hizo lo que pudo y con lo que pudo hizo mucho más que los que vinieron después.
En el anterior equipo, les aprobaron un presupuesto de 170.000 euros para vestirlos de lagarteranas, se olvidaron de los equipos de protección personal, normal, por otra parte, a la señora Morilla le gustaba más una boutique que pensar en la seguridad de los ciudadanos, y de aquellos lodos estas mierdas.
A Pedro Gracia le queda un gran camino por recorrer, si quiere pasar con más gloria que pena, escuche a la policía, un poquito nada más, dígales la verdad, que los efectivos que piden no son cosa suya sino del gobierno, con que los escuche ya habrá hecho más que la anterior.
Y ya de paso, con cumplir la normativa local sobre animales de compañía, le garantizo que llena usted solito las arcas del Ayuntamiento.
Y si tiene dudas, se levanta temprano y se va un ratito al Colegio Cervantes, y ya verá como los niños tienen que sortear todas las deposiciones de los animalitos, o le pregunta a su compañera Abril Castillo que sabe muy bien de lo que hablo.
En la parte de VOX, les han debido de decir que calladitos están más guapos, salvo por la exaltación de la Bandera y la Constitución, una jura civil, un gasto inútil, cómo el semen de los ahorcados.
Lo siento Evaristo, no me veo desfilando con la cabra de la legión, a pecho descubierto; si haces la uija pregunta a Millán Astray, qué piensa de eso de la Constitución, y ya me cuentas.
Son los Cuatro Fantásticos, más buenos que el pan, incluso tienen a la mujer invisible.
Y ya para terminar, siendo justos, al señor Mora se le estaba poniendo cara de alcalde y vuelve a tener cara actor secundario en película de serie B.
Echo de menos la cabra, pero Alcalá nos Importa es, de facto, Canción triste de Hill Street, soñar es bonito, cargarse la ilusión de la gente es muy fácil y todo se resume en lo mismo, “yoismo”, sordera, afortunadamente para todos, no ganaron las elecciones.
Fernando Viera.