El nuevo estudio de cobertura arbórea de Alcalá (Sevilla) detecta mil ejemplares por replantar y muchos alcorques vacíos.

ALCALÁ DE GUADAÍRA (SEVILLA). (EUROPA PRESS)

El colectivo Al Wadi-Ira/Ecologistas en Acción ha presentado  en la Biblioteca Municipal Editor José Manuel Lara, los resultados sobre sus estudios acerca de la cobertura arbórea de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), con resultados como más de mil árboles pendientes de replantación, dada la “gran cantidad de alcorques vacíos o sellados”, entre otros aspectos.

En el acto intervinieron Francisco José Torres Gutiérrez, doctor de Geografía y profesor en la Universidad Pablo de Olavide; David Cristel Gómez Montblanch, doctor en Geografía y profesor de Educación Secundaria; Joaquín Díaz García, licenciado en Pedagogía y maestro jubilado de Enseñanza Primaria; y Rocío Martínez Camacho, licenciada en Derecho y asesora jurídica en políticas ambientales.

En las respectivas intervenciones se incidió en la importancia fundamental que poseen los árboles por los múltiples beneficios que producen, más aún teniendo en cuenta la crisis climática actual, traducida en frecuentes e intensos episodios de calor.

“GRAN FALTA DE ARBOLADO EN EL CASCO URBANO”

Igualmente, se explicó la metodología empleada en este estudio, que ha permitido cuantificar la masa arbórea de barrios, distritos o centros educativos, arrojando que “la ribera del Guadaíra, así como el pinar de Oromana, abarcando tanto el espacio público como de la urbanización, maquillan los datos globales de la masa arbórea en Alcalá, pues encubren la gran falta de arbolado en el casco urbano”.

Por otro lado, el trabajo de campo llevado a cabo demuestra “la gran cantidad de alcorques vacíos o sellados” en calles, avenidas y plazas. A esto habría que añadir los parterres. Alwadi-ira cuantifica que, al menos, hay 558 espacios a reforestar incluidos alcorques y parterres de todos los tamaños. El volumen total de árboles pasaría del millar fácilmente, según el colectivo.

También se indicaron los ejemplos de podas severas, que “en frecuentes casos se efectúan por criterios estéticos provocando enfermedades en determinadas especies”.

En el apartado de conclusiones, se recalcó que es “fundamental que Alcalá posea una Ordenanza Municipal de arbolado, así como un Plan Director de Arbolado Urbano”. Del mismo modo se incidió en la importancia de la educación ambiental y la participación de los vecinos y ciudadanos en las plantaciones, y en general, en todas las iniciativas de planificación ambiental.

Este trabajo de estudio sigue al ya promovido en 2022, según el cual el casco urbano de Alcalá cuenta con una cobertura arbórea del 15,2 por ciento de la superficie, cuando “el Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de EEUU recomienda con carácter general un valor de, al menos, el 40 por ciento”; pesando además “un importante problema en la distribución del arbolado urbano, puesto que los valores son muy desiguales”.

Según los ecologistas, tales valores de cobertura arbórea, examinados por zonas, son “más altos en torno al Monumento Natural del Río Guadaíra”, pero en el resto de áreas urbanas pesan “valores muy bajos, en la mayoría de casos por debajo del cinco por ciento, no siendo pocas las zonas que se sitúan en valores inferiores al uno por ciento de cobertura arbórea”.

Así, precisaban que en la zona del Cerro del Moro, por ejemplo, la cobertura arbórea se reduce al 2,11 por ciento y en la zona de Silo-Barrio Nuevo, apenas alcanza el 3,08 por ciento.