MADERAS GILCAR,  25 AÑOS DE VIDA.

LA HISTORIA DE UN SUEÑO QUE HOY ES REFERENCIA EMPRESARIAL, PROFESIONAL, DE CRECIMIENTO, GENERANDO EMPLEO Y TRABAJO EN ALCALÁ.

Era en este mes de Febrero , de hace ya 25 años, cuando un joven Alcalareño llamado Gilberto Torres se lanzaba en solitario a la aventura empresarial. Un autodidacta inquieto y valiente, su trayectoria profesional había sido muy amplia, trabajó en los talleres DIAZLEZ, fue fontanero, carpintero… por las circunstancias del trabajo se iba con su mujer casi recién casados a Vitoria, para luego volver a Alcalá a empezar a trabajar en el negocio de la madera, más tarde ya se lanzaba a la aventura en solitario con MADERAS GILCAR, el nombre de la empresa era claro, las iniciales suyas Gilberto y la de su mujer Carmen, que es pieza fundamental para sacar adelante su familia con dos hijos (Gilberto  y Carmen) siempre ayudando y trabajando para que pudieran hacerse realidad sus sueños.

Maderas Gilcar empezaba hace 25 años con dos trabajadores, padre e hijo, endeudándose muchísimo para poder tener una nave de 400 mts en Alcalá y arrancando con la sabiduría y tesón del padre y las ganas de aprender y la fuerza de su hijo Gilberto, otro empresario hecho a sí mismo y que había heredado de su progenitor los valores del trabajo bien hecho, la constancia y la profesionalidad en el mismo.

Hoy en día , sus instalaciones son más de doce veces más grandes, unos 5.000 mts, su plantilla es de 17 trabajadores, son una referencia en su sector a nivel nacional, a destacar que sus maderas son las de la portada de la feria de Sevilla desde hace muchos años.

La apuesta de las nuevas generaciones , sus hijos, hacen que la empresa se base en valores de sostenibilidad, eficacia, calidad , profesionalidad y rapidez al servicio de sus clientes y del medioambiente tan necesario de cuidar. Llevan el nombre de Alcalá y de ser de aquí a gala y lo “pasean” con éxito y orgullo.

Para definir solo hay que reproducir sus palabras para estos  25 años de vida, un agradecimiento:

“Agradecer a nuestros clientes y proveedores la confianza que siempre han mostrado hacia nuestra empresa.

Gracias a todos nuestros trabajadores y colaboradores por hacer de esta empresa una gran familia”.

Decía Shakespeare que : “ los seres humanos están hechos con el

mismo material con el que se construyen los sueños” la familia de maderas Gilcar son un claro ejemplo de ese material humano, soñador y que son capaces de construir los suyos y ayudar a los de otras personas.

Como ellos mismos han dicho: “A por otros 25 más”.

Enhorabuena.