Si de algo se puede estar tranquilo en este “pueblogranciudad” es de que la cosa no va a cambiar mucho, al menos en los siguientes milenios, eso ni es bueno ni es malo, simplemente es una obviedad.
Porque, parémonos a pensar, nos vamos al espacio y cuando volvamos ya está el “trenmetrotranvía” terminado, las calles limpias gracias a “Airagestiónmedioambientalmunicipal”, la casa de la Juventud, terminada, la vivienda pública construida, la seguridad ciudadana, segura, el nuevo instituto, funcionando, los parques con sus niños, La Barriada de la Liebre llamada Barriada del Aire Puro, las pasarelas, para que los alegres foráneos y lugareños paseen “porcima” del río, y puedan lanzar botellas de plástico y poner comida para los gatos, “ponidas”. 
Usted que se ha bajado del módulo Apolo y ha aterrizado en la Plaza del Duque, que ya no se llama del Duque sino de la Señora Alcaldesa, donde ya no hay un pato escupiendo agua, sino una placa fotovoltaica, se diría a si mismo, lo que dijo Charlton Heston cuando llegó al Planeta de los Simios:
– Maldita sea y malditos seáis.
Obviamente, Alcalá, no sería Alcalá, y yo ya no tendría nada que decir, o sí, quién sabe, el que nace cabrón y asintomático, lo es para toda la vida.
Sólo por callarme la boca, merecería la pena, que los políticos se ganaran su sueldo a costa de su esfuerzo y no del nuestro.
Pero no lo van a hacer, malditos sean y malditos seáis, cogen una idea y llevan hasta el final, que suele ser un papel mojado que no sirve para nada.
Grandes aportaciones del Partido Popular, pasarelas sobre el río, ¿cómo se queda?, pues ya ve, esto es lo que llaman política de altura, que serán necesarias, no digo yo que no, pero me da la impresión de que las cosas de Isabel la Caótica se les están pegando.
Me los imagino saliendo de la catequesis, con una idea en la cabeza grabada a fuego desde las entrañas del liberalismo, “laissez faire”, o dejar hacer que el “Señor Proveerá”, no comáis carne, no os peleéis, respetad al prójimo y “topalante”
Ese “aquí no pasa nada”, es literal, ni un solo esfuerzo por saber que pasa con las cosas que no funcionan, que es que no funcionan, que no lo digo yo, que lo decimos los astronautas que volvemos a casa de vez en cuando.
Y así, la propuesta saldrá adelante, los simios del planeta de los simios, con la mona que besó a Charlton Heston delante dirán a coro de tres voces:
– ¡Oooooooh!
Y serán felices, comerán perdices y montarán su caseta de feria, que es el gran proyecto del Partido Popular por si y para la humanidad, y para los monos que “novennooyennohablan”, mientras la bancada de enfrente se descojona, metiendo en el cajón de lo “pendiente” otra propuesta más para culminarla “ad infinitum sine die”, cuando las ranas críen pelo y todos los gatitos huérfanos del río tengan dueño o se publiquen la declaración de bienes en la web de transparencia.
Queda claro a estas alturas, que hay dos formas de hacer política, para los vecinos o para salir del paso, la segunda es también a coste cero, como las pretenciosas pasarelas sobre el río.
Señora Alcaldesa, le hago una petición, usted cobra lo que tiene que cobrar, que a estas alturas no haya publicado la  declaración de bienes, creame, carece de importancia, haga usted lo que le salga de “Igor” que para eso la hemos elegido, pero a estos, por favor ni un duro.
A coste 0.
Fernando Viera