Si hace unos días estábamos todos y todas muy contentos por el caudal que llevaba nuestro río con todo lo que eso significa para la vida y la limpieza del mismo, hoy nos hemos encontrado que vuelve la espuma al mismo.

Como siempre, cada vez que llueve, hay quien aprovecha para verter muerte y contaminación en nuestro río Guadaíra, como siempre, se sigue sin ver una reacción por parte de las autoridades competentes en la salud de nuestro río, que se anticipen al crimen medioambiental que cometen estos desalmados con nuestro entorno natural.

Una pena que sigamos sin aprender cómo actuar y que siga pasando esto.