El corta y pega de Axsí.

Opinión:

Empecemos por decir que de dónde no hay no se puede sacar, y que ya en el Breviario de Alarico se expone que lo que empieza mal siempre estará torcido, ese mantra va desde la primera Carta Puebla hasta la Constitución, pasando por la Nueva Compilación y el Fuero de los Españoles.

El Andalucismo se ha convertido en una corriente insulsa e incapaz de recoger los sentimientos nacionalistas, lícitos dicho sea de paso, de mujeres y hombres que no distinguen la bandera de Andalucía, de la camiseta del Betis.

Y de dónde no hay, no se puede sacar, alguna rotonda, alguna subvención, y sobre todo alguna foto, bueno, alguna, alguna, yo diría que muchas.

Les voy a contar un par de secretos de las fotos.

– Secreto número uno, para que parezca que la plaza está “abarrotá”, la foto se tira desde la parte en la que hay mucha gente, en el caso de AxSí, aprovechan hasta a la familia cuando van a la compra. 

– Secreto número dos, para que parezca que se están haciendo cosas, se hacen fotos con un pico y una pala. Luego no se quedan, ni ellos ni los del pico y la pala.

Eso es lo que hay en Alcalá, el gobierno actual todavía vive de los éxitos de los años de Limones, aún están poniendo en movimiento proyectos de 20 años atrás, otros como la incubadora de empresas, le cambias el nombre y en vez de empresas metes a amiguetes, y te cargas el proyecto. 

Los socios actuales, lejos de su mantra de “hacer las cosas de otra forma”, continúan con la tradición, bien arraigada, de hacer lo contrario de lo que predican.

Viven de trabajos anteriores, El señor “Hestampitah” más conocido como Christopher Reeves, perdón Rivas, no sea que le digan Supermán y se descubra su verdadera identidad, anda de foto en foto, con los contratos gestionados por el equipo de Don Enrique y otros del equipo de Ciudadants, perdón Cs.

Por otro lado, la andaluza, antes conocida como la pedigüeña, ahora conocida como me lo llevo calentito, antes conocida como Nekane, y ahora como Lola, anda plantando árboles, bueno el árbol, bueno el arbusto, bueno, seamos justos, cuatro hojas pegadas a un palo, vendiendo la reforestación de Alcalá como la reforestación del Amazonas, la realidad es que ese trabajo se le debe al equipo del señor Montero, que por cierto hacía más que ella  y se hacía menos fotos.

El señor Montero era como Atila, por dónde pasaba se hacían cosas, mejores o peores, sus fallos ha tenido, porque es normal tener fallos cuando se está entre la espada y la pared, perseguido por moros y por cristianos, por propios y por extraños.

Pues estas son las formas de hacer política en Alcalá, si mañana ponen en Facebook que Lola Aquino ha descubierto que hay un Castillo en una loma de Alcalá, tenga por seguro, que intentará que lleve su nombre, El Castillo de Aquino, hecho por ella misma con sus manos.

Y sobre todo, habrán fotos.

Fernando Viera.