Piden 29 años de cárcel por matar al “Chicho” cuyo cadáver dejó colgando de un árbol en Alcalá de Guadaíra

El juicio se celebrará en mayo y la Fiscalía acusa a F.J.L.G. de estrangular con un torniquete a la víctima, conocida como el Chicho, y sustraerle después su cartera y la cartilla de la pensión

También reclama que indemnice con un total de 111.000 euros a las dos hermanas y los siete sobrinos del fallecido, que no pudo defenderse porque estaba intoxicado por cocaína, opiáceos y alcohol.

Un jurado popular enjuiciará en mayo en la Audiencia de Sevilla a un hombre para quien la Fiscalía solicita una condena de 29 años de cárcel por presuntamente asesinar y robar a otro varón en de septiembre de 2022 en Alcalá de Guadaíra. En su escrito de acusación provisional, el Ministerio Público reclama para F.J.L.G. 25 años de prisión por un delito de asesinato y cuatro años por un delito de robo con violencia. También reclama que indemnice con un total de 111.000 euros a las dos hermanas y los siete sobrinos del fallecido, que apareció atado de pies y manos y colgando de un árbol.

La Fiscalía relata en su escrito que los hechos ocurrieron entre las 10.00 y las 13.00 horas del 24 de septiembre de 2022, cuando el acusado, “con ánimo de obtener un beneficio económico ilícito y para facilitar apoderarse de los bienes” de la víctima, conocida en el pueblo como el Chicho, “decidió acabar con su vida” cuando ambos se encontraban en un descampado de la carretera Alcalá-Dos Hermanas, en las cercanías de un centro de menores.

En ese momento, según el relato del Ministerio Fiscal, el encausado, de 41 años, “atacó” a la víctima, que tenía unos 60, y lo golpeó en la cabeza con un objeto contundente. Le causó una fractura craneal y provocó que el hombre cayera hacia atrás. “Junto a la intoxicación etílica y con cocaína y opiáceos que tenía”, explica la acusación, esa suma de circunstancias “supuso una merma en su posibilidad de defensa”.

Esta coyuntura fue aprovechada por el investigado, que le ató entonces las manos con bolsas y le colocó alrededor del cuello unas bolsas de plástico y una tela entrelazadas “para constituir un lazo con un palo a modo de torniquete”. Así supuestamente estranguló al agredido, que además apareció colgando de un árbol.

A continuación, siempre según la Fiscalía, el acusado abrió la riñonera del fallecido y se apoderó de su cartera y su cartilla bancaria, en la que estaba ingresado el dinero de la pensión. Acto seguido se fue de compras a un establecimiento comercial y con lo que había robado adquirió un teléfono móvil que le costó 99 euros. Minutos más tarde, el encausado se presentó en una venta próxima a la zona y allí mismo contó que había matado a un hombre.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), está previsto que el juicio comience el 17 de mayo con la constitución del jurado, la presentación de las alegaciones previas por las partes personadas en este procedimiento y la declaración del acusado, tras lo cual el día 21 comparecerán los testigos y el 22, los peritos. El acusado se encuentra en prisión provisional por estos hechos desde el 27 de septiembre de 2022.

En la fotografía el árbol donde apareció su cuerpo.

Fuente: Diario de Sevilla.